¿La harina de almendra se estropea?

Aquí tiene todo lo que necesita saber sobre la vida útil, el almacenamiento y la caducidad de la harina de almendras. Aprende cuánto dura la harina de almendras, cómo almacenarla y cuáles son los signos de deterioro.

¿Tienes una bolsa de harina de almendras medio abierta que lleva meses guardada y te preguntas si aún puedes utilizarla? ¿Se estropea la harina de almendras?

O acabas de abrir una nueva y quieres saber cuánto tiempo conservará su calidad y dónde debes guardar las sobras. Cuánto dura la harina de almendras y cómo guardarla?

¿Te suena?

Si es así, este artículo es para usted. Entremos de lleno.

CONSEJO
La harina de almendras es otro producto a base de almendras que está ganando popularidad últimamente. Si te interesan otros, tenemos una guía sobre cuánto dura la leche de almendras y un artículo que intenta responder a la pregunta: ¿se puede congelar la leche de almendras?
Harina de almendra 2
Índice

¿Se echa a perder la harina de almendras?

La harina de almendras no dura tanto como la harina común. Al estar hecha de almendras, su contenido en grasa es bastante alto, y esa grasa se pone rancia si se almacena demasiado tiempo o en malas condiciones. Por eso algunas marcas recomiendan guardar la harina de almendras en el frigorífico o incluso congelarla para prolongar su vida útil.

(La harina de coco se echa a perder exactamente por las mismas razones).

Sabiendo eso, hablemos de los signos de deterioro.

¿Cómo saber si la harina de almendras es mala?

La harina de almendras está en mal estado si huele mal, amarga o agria, o si cambia de color. Todo eso son signos de ranciedad. También debes desecharla si está infestada por plagas de la despensa o si tiene grandes grumos húmedos o moho debido a que ha entrado humedad en la bolsa o el recipiente.

La razón más común por la que su harina de almendras está mala es la ranciedad. Como todos los productos ricos en grasa, ésta se oxida en algún momento, lo que provoca un olor y un sabor desagradables. Y si almacena la harina de almendras durante mucho tiempo, su color se oscurecerá y dejará de ser el color crema o beige habitual.

A continuación, hay que tener cuidado con los bichos de la harina y todo tipo de bichos de la despensa. Si encuentras alguno de ellos, o quizás algunos huevos o larvas, la harina sin gluten está acabada. Puede que la harina en sí siga estando bien, pero consumir los insectos o lo que sea que hayan traído no lo está.

Por último, si la harina no está bien cerrada, puede absorber la humedad del ambiente y formar grumos. Algunos grumos pequeños no son un problema, pero si hay algunos grumos húmedos grandes, es mejor pecar de precavido y desechar el producto. Lo mismo ocurre si hay moho, por supuesto.

A continuación, hablemos de la caducidad de la harina de almendras.

Almendras ralladas en un plato

¿Cuánto dura la harina de almendras?

 DespensaFrigorífico
Paquete sin abrir"Consumir preferentemente antes de" + 1 - 2 meses"Consumir preferentemente antes de" + 6 - 12 meses
Paquete abierto"Fecha de caducidad""Consumir preferentemente antes de" + 3 - 6 meses

La harina de almendras sin abrir suele durar entre 1 y 2 meses después de la fecha impresa si se guarda en la despensa o entre 6 y 12 meses si se refrigera. Si se abre pronto, puede durar al menos hasta la fecha de caducidad si se guarda en la despensa o unos meses más si se almacena en el frigorífico.

También puede congelar la harina de almendras para prolongar su vida útil mucho más allá de la fecha que figura en la etiqueta.

La harina de almendra tiene un periodo de conservación limitado, a veces tan corto como 4 meses si se guarda en la despensa y de hasta un año si se refrigera. Es muy poco tiempo, al menos en comparación con la harina común.

Normalmente, se puede conseguir un par de meses más de conservación de lo que indica la etiqueta, pero no esperes milagros. La grasa de la harina se pondrá rancia tarde o temprano, dependiendo de cómo la almacenes.

Harina de almendra caducada

La fecha que aparece en el envase suele ser la de "consumo preferente", que no es una fecha de caducidad. Y como ya se ha señalado, normalmente se puede conservar la harina de almendras más allá de esa fecha.

En resumen, mientras las almendras en polvo no muestren ninguno de los signos de deterioro descritos anteriormente, la harina debería estar bien para su uso.

Por supuesto, tirarlo también es razonable si has encontrado la bolsa o el paquete almacenados en malas condiciones durante quién sabe cuánto tiempo. Lo mismo si, por cualquier motivo, no estás seguro de si es seguro utilizarlo.

Dicho de otro modo, consumir harina de almendras caducada es perfectamente seguro si se ha almacenado correctamente y no muestra ningún signo de deterioro, como mal olor, cambio de color o moho. Que hayan pasado unas semanas o incluso meses desde la fecha impresa no significa que la harina de frutos secos esté en mal estado.

Después de la apertura

La harina de almendra abierta suele durar hasta la fecha impresa si se almacena en un lugar fresco y seco, o de 3 a 6 meses después si se refrigera. Abrir la bolsa acorta la vida útil porque expone la harina al aire fresco, lo que acelera el proceso de enranciamiento.

(Funciona de forma similar a cómo afecta al aceite abrir una botella de aceite por primera vez).

Por tanto, cuanto más tiempo permanezca abierta la harina de almendras, peor será su calidad y mayores las probabilidades de que acabe rancia.

Dicho esto, el tiempo es sólo una parte de la ecuación. La forma de almacenar la harina de almendras es otra parte más importante.

Hablemos de ello.

Harina de almendra

Cómo conservar la harina de almendras

Puedes guardar la harina de almendras en la despensa o en el frigorífico, o congelarla. Cuanto más frío sea el lugar de almacenamiento que elijas, más tiempo durará la harina de frutos secos antes de ponerse rancia.

Por eso, algunas marcas recomiendan la refrigeración, mientras que otras dicen que no hay problema en guardar la harina de almendras en un lugar oscuro, fresco y seco. Y si necesitas que la tuya dure mucho más allá de la fecha impresa, congelarla es una forma fácil de alargar su vida útil.

Ahora, entremos en detalles.

En la despensa

Cuando guarde la harina de almendras en la despensa, asegúrese de que esté alejada del calor y la luz; cuanto más oscura sea la zona de almacenamiento, mejor.

Una vez abierto el envase, asegúrate de mantenerlo cerrado después de cada uso. Así evitarás que la harina coja olores de otros alimentos y mantendrás a raya la humedad y los bichos de la despensa.

Si la bolsa original no es resellable, transfiera la harina a una bolsa de congelación o a un recipiente hermético. O, al menos, cierra la bolsa con una pinza de plástico.

Galletas de chocolate con harina de almendra

En el frigorífico

Cuando guarde la harina de almendras en el frigorífico, asegúrese de que permanece bien cerrada. Cualquier bolsa o recipiente resellable servirá.

Mantener el producto sellado impide que el polvo absorba humedad u olores del ambiente. Esto evita que se apelmace y desarrolle un olor desagradable.

Para obtener mejores resultados, guarda la harina de almendras en un lugar donde la temperatura no cambie mucho, como la parte trasera de la estantería, no en la puerta del frigorífico. Y asegúrate de cerrar siempre bien el recipiente antes de devolverlo al frigorífico.

¿Es necesario refrigerar la harina de almendras?

Aunque el frigorífico es el método de almacenamiento recomendado para la harina de almendra, ésta no necesita refrigeración para mantenerse en condiciones de uso. Mantener esta harina de frutos secos a bajas temperaturas simplemente prolonga su vida útil.

Si utilizas cada bolsa de harina de almendras mucho antes de la fecha indicada en el paquete, no es necesario refrigerarla.

Bolsa de harina de almendras y un libro de cocina

¿Se puede congelar la harina de almendras?

La harina de almendras se puede congelar, y es una forma fácil de prolongar su vida útil. Cuando se almacena en el congelador, este producto durante meses más allá de la fecha impresa.

Por supuesto, congelar productos en polvo siempre es complicado, así que te recomiendo que primero congeles un pequeño lote de harina de almendras. Si no tienes ningún problema, puedes congelar el resto de tu reserva.

La harina de almendras suele comprarse en envases de plástico sellados, por lo que no es necesaria ninguna preparación adicional para congelar este producto. Basta con meterlo en el congelador. Pero para los paquetes abiertos de harina de almendras, utilice una bolsa de congelación para proteger el producto de las temperaturas de congelación. El doble envoltorio también ayuda a minimizar los cambios de textura o consistencia.

Cuando utilice harina de almendras congelada, asegúrese de dejar reposar el producto hasta que alcance la temperatura ambiente antes de utilizarlo. Así evitará que se formen grumos.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Cuando Caduca.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Contabo que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir