¿Se estropea la pasta de tomate?

¿Sabes qué es lo peor de la pasta de tomate? El hecho de que la mayoría de las recetas sólo necesitan una cucharada o dos.

Abres una lata de pasta de tomate, utilizas la cantidad que necesitas para un plato y guardas el resto en el frigorífico. Y al cabo de unos días, empiezas a preguntarte: ¿cuánto dura la pasta de tomate en la nevera?

O tal vez la tuya lleva tiempo guardada y quieres saber cómo saber si la pasta de tomate está mala.

¿Te suena?

Si es así, este artículo es para usted. Siga leyendo.

Pasta de tomate en la mano
Índice

¿Cuánto dura la pasta de tomate?

 DespensaFrigorífico
Pasta de tomate (sin abrir)Fecha límite + 6 meses 
Pasta de tomate (abierta) 5 -7 días
Pasta de tomate en tubo 45 días

¿Cuánto dura la pasta de tomate en el frigorífico?

La pasta de tomate en lata abierta se conserva bien entre 5 y 7 días en el frigorífico, siempre que la cierres herméticamente. Los botes de pasta de tomate suelen durar mucho más, incluso hasta 45 días después de abiertos.

El periodo de 5 a 7 días para la pasta de tomate en conserva no es tan largo, sobre todo teniendo en cuenta que normalmente sólo se utilizan unas cucharaditas cada vez.

El periodo de conservación más largo que ofrecen las tarrinas es una buena opción si tus sobras de pasta de tomate se estropean a menudo, pero tiene un coste: las tarrinas son bastante caras. Por eso, si quieres sacar más partido a tu dinero, es mejor optar por las latas normales y congelar las sobras.

(Hablaré de la congelación más adelante en el artículo).

Puede que en algunos sitios te digan que la pasta de tomate en lata abierta dura mucho más que el periodo mencionado, pero esa no ha sido mi experiencia.

Claro, puede parecer que está bien durante unos 10 o incluso 14 días, pero tarde o temprano, empezará a salir moho. La pasta de tomate es ácida, pero no lo suficiente como para evitar la formación de moho.

Pasta de tomate caducada

La pasta de tomate en lata tiene una vida útil de 1 a 3 años y dura fácilmente meses después de la fecha impresa. Mientras el precinto permanezca intacto y la lata no esté abollada, abombada o empiece a oxidarse, la pasta debería poder consumirse sin problemas.

Por supuesto, si se almacena durante mucho tiempo (por ejemplo, unos años después de la fecha de impresión), puede que no sea de gran calidad, pero a menos que haya algo mal con el envase, la pasta debe ser segura para comer.

(Funciona igual con otros condimentos, como la salsa barbacoa o la salsa de rábano picante).

Pasta de tomate con fecha en la tapa

¿Cómo saber si la pasta de tomate es mala?

Deseche la pasta de tomate si tiene moho, la superficie está descolorida o huele mal. Si la pasta empieza a ponerse aguada, es probable que aún se pueda comer, pero la calidad puede no ser la mejor, y probablemente deba desecharla por eso.

La aparición de moho es el signo más evidente de deterioro de la pasta de tomate. Si notas alguna pelusa blanca en la superficie, esa pasta de tomate se ha echado a perder. Y no, recoger el área mohosa y usar el resto no es una opción.

Además de moho, busca decoloraciones. La pasta de tomate no es salsa picante, conocida por oscurecerse con el tiempo.

A continuación, huele bien la pasta antes de usarla. Si huele mal, lo más probable es que esté en mal estado.

Por último, fíjate si hay cambios en la textura. No son muy comunes, así que si la pasta de tomate tiene buen aspecto y huele bien, normalmente también sabrá bien.

Por último, peca de precavido. Si algo le dice que la pasta de tomate que tiene abierta está pasada, tírela. No hay por qué arriesgarse a contraer enfermedades alimentarias.

Sopa de tomate con macarrones y pollo cocido

¿Cómo conservar la pasta de tomate?

La pasta de tomate suele presentarse en uno de estos tres tipos de envases: latas, tarros de cristal o tubos. Pero cuando se trata de pautas de almacenamiento, son básicamente las mismas para cada uno.

Mientras el recipiente no esté abierto, guárdalo en un lugar fresco y seco, alejado de fuentes de calor. Y si es un tarro de cristal, recuerda que no debe estar a la luz del sol.

La despensa o un armario de la cocina es el lugar natural para guardar la pasta de tomate. Eso sí, asegúrate de que el armario o la estantería no estén cerca del horno o de un radiador.

Pasta de tomate en frasco

Una vez abierto el envase, la pasta de tomate debe taparse bien y guardarse en el frigorífico cuando no se utilice.

Mientras que sellar tarros o tubos de cristal no es un problema, las latas son más delicadas.

Puedes sellarlas con film transparente o con una bolsa de plástico y una goma elástica. O transfiera la pasta restante a un recipiente hermético o a un tarro de cristal.

CONSEJO
Si es posible, utiliza un recipiente o un tarro. Estas opciones producen menos residuos que el papel film o las bolsas de plástico.

Por supuesto, como ya sabes, la pasta de tomate no dura tanto. Afortunadamente, con sólo un poco de trabajo extra, podemos prolongar su vida útil durante meses.

Añadir pasta de tomate al caldo

¿Se puede congelar la pasta de tomate?

Puedes congelar la pasta de tomate.

El inconveniente es que la calidad se degrada ligeramente una vez descongelada la pasta. Afortunadamente, la pasta de tomate se utiliza sobre todo en platos cocinados, donde ese pequeño cambio apenas se nota.

Aunque puedes transferir la pasta restante a un recipiente apto para el congelador y meterlo en él, hay una forma mejor de hacerlo. La congelación en cubiteras.

Congelar en cubiteras es fácil y requiere poco trabajo y limpieza. He aquí cómo hacerlo:

  1. Pasar la pasta a la bandeja.
  2. Mete la bandeja en el congelador y déjala allí unas horas hasta que los cubitos estén sólidos.
  3. Saca la bandeja del congelador y transfiere los cubitos a una bolsa de congelación. Si quieres, añade una etiqueta con el nombre y la fecha.
  4. Introduce la bolsa de congelación en el congelador.

Sencillo, ¿verdad? Se tarda poco tiempo y lo único que hay que hacer después de todo el proceso es lavar las cubiteras.

Sopa de tomate cocido

Seguir este camino tiene dos ventajas:

  • Puedes descongelar tanto como necesites sin descongelarlo todo
  • Si va a utilizar la pasta en una receta cocinada en el horno, a menudo puede omitir la descongelación
CONSEJO
Si las cubiteras son demasiado pequeñas, siempre puedes utilizar una bandeja para magdalenas.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Cuando Caduca.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Contabo que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir