¿Cuánto tiempo dura la salsa?

¿Tienes un bote de salsa a medio abrir que lleva ya un par de días en la nevera? Si es así, seguro que te preguntas cuánto dura la salsa una vez abierta.

O tal vez tienes un tarro que "caducó" hace un par de meses y quieres saber si la salsa sin abrir se estropea.

En cualquier caso, estás en el lugar adecuado.

Sigue leyendo para saber todo lo que necesitas saber sobre la caducidad y el deterioro de la salsa casera y la comprada en la tienda.

mahi mahi al limon y pimienta con salsa de pina
Índice

¿Se echa a perder la salsa?

Un tarro sin abrir de salsa conservable suele tener una vida útil de 1 a 2 años y conserva fácilmente su calidad durante unos meses más. Mientras el precinto permanezca intacto, la salsa debería poder consumirse, aunque su calidad irá disminuyendo gradualmente.

De modo que si su tarro ha caducado hace un año, aún puede abrirlo, evaluar la seguridad y la calidad de la salsa y utilizarla si todo está en orden.

Como de costumbre, si no se siente cómodo utilizando salsa que haya pasado unos meses de la fecha de impresión, deséchela.

En cuanto a la salsa refrigerada, sólo se conserva un par de días después de la fecha impresa, así que si la tuya ha pasado más de dos semanas de esa fecha, tírala.

¿Cuánto dura la salsa después de abrirla?

La salsa comprada en la tienda dura de 7 a 14 días después de abrirla si la cierras herméticamente y la refrigeras. La salsa refrigerada suele mantener su calidad hasta 7 días después de abrirla, mientras que la salsa en tarros dura entre 10 y 14 días.

La diferencia entre los dos tipos se reduce a cómo se fabrican.

Las salsas refrigeradas no suelen estar cocidas ni pasteurizadas, y no contienen conservantes, por lo que su tiempo de conservación es limitado. En cambio, las salsas de bote se cocinan y a veces se pasteurizan, lo que ayuda a que duren mucho más, pero también altera el sabor de la salsa.

Por eso las salsas refrigeradas tienen esa sensación de "frescura", mientras que las de bote no.

En definitiva, se haga como se haga, la salsa abierta no dura tanto como la mostaza o el ketchup.

recipiente para salsa y verduras

Hecho en casa

La salsa casera dura de 3 a 4 días, como cualquier otra sobra perecedera.

Obviamente, lo mejor es preparar sólo la cantidad que se vaya a utilizar de una sola vez. Pero si quieres ahorrar algo de tiempo y preparar una tanda de pico de gallo o cualquier otra salsa con antelación, puede reposar en el frigorífico de 3 a 4 días.

Algunas recetas pueden sugerir que la salsa recién hecha dure hasta una semana, pero yo recomiendo ser conservador con el tiempo de almacenamiento de la comida casera y limitarlo al periodo mencionado.

Tabla de caducidad

 DespensaFrigorífico
Salsa (se vende sin refrigerar, sin abrir)Mejor en + 6 meses 
Salsa (se vende sin refrigerar, abierta) 10 - 14 días
Salsa (se vende refrigerada, sin abrir) Caducidad + 5 días
Salsa (se vende refrigerada, abierta) 5 - 7 días
Salsa (casera) 3 - 4 días

Duración aproximada de la salsa

¿Cómo saber si la salsa es mala?

Empecemos por los signos evidentes de que la salsa se ha echado a perder. Estos incluyen signos de moho o cualquier otro crecimiento orgánico en la superficie o en el interior del recipiente, mal olor o sabor agrio. Si observa alguno de estos síntomas, deseche la salsa.

Si todo parece estar en perfecto orden, es probable que la salsa esté lista para comer. Pruébela y decida si puede utilizarla. Si no lo es, tírala por motivos de calidad.

Como siempre, hay un par de cosas más que recordar cuando se trata de ponerse malo de salsa.

En primer lugar, el recordatorio habitual: si no está seguro de si puede comérselo, vaya sobre seguro y deséchelo.

En segundo lugar, recuerda que la salsa es más propensa a estropearse que otros condimentos como la salsa barbacoa o la mostaza. Eso significa que si guardas un tarro de salsa medio abierto en la nevera durante más de dos semanas, es mejor que te deshagas de él, aunque parezca comestible y sepa bien.

guarnicion de hamburguesa y salsa 5

¿Es necesario refrigerar la salsa?

La salsa no abierta en estante es la única variedad de salsa que no requiere refrigeración. Todos los demás tipos, incluida la salsa que se vende refrigerada y la salsa abierta en tarro, deben conservarse siempre en el frigorífico.

Cómo conservar la salsa

Dado que las pautas de conservación son ligeramente diferentes para cada tipo de salsa, vamos a repasar cada una de ellas por separado.

Empecemos con la salsa comprada en la tienda que se vende sin refrigerar. Es decir, algo como la popular Salsa Con Queso Tostitos. Puedes comprarla en tarro, botella o lata.

Antes de abrir dicha salsa, puede guardarla de forma similar a la mayonesa. Eso significa que debe estar en un lugar frío y oscuro, lejos de fuentes de calor. La despensa o un armario de cocina alejado del horno son algunas de las mejores opciones.

Una vez abierto el envase, debe guardarlo herméticamente cerrado en el frigorífico. Si el dip viene en lata, transfiera los restos a un recipiente hermético para que no se sequen.

En el caso de la salsa comercial embotellada que se vende en la sección de refrigerados, las normas de conservación son aún más sencillas. Debe conservarse siempre en el frigorífico. No es de extrañar, ya que casi todo lo que se compra en la sección de refrigerados debe conservarse a bajas temperaturas.

La salsa casera, al igual que la salsa barbacoa casera o prácticamente cualquier salsa que prepares tú mismo, requiere refrigeración.

Por último, pero no por ello menos importante, recuerde que es esencial practicar una higiene alimentaria adecuada, especialmente cuando se trata de salsas.

Si no va a utilizar todo el tarro de salsa de una sola vez, sirva un par de cucharadas en un bol. Sé que utilizar el envase original es más cómodo y no requiere limpieza, pero mojar patatas fritas, patatas fritas o cualquier otro alimento en el tarro es una forma segura de transferir bacterias y contaminantes a la salsa. Y a menudo hará que se estropee antes de tiempo.

La mayoría de los fabricantes no recomiendan congelar la salsa. La textura cambia ligeramente tras la descongelación. Sin embargo, si la salsa es sólo uno de los ingredientes de la salsa de un plato cocinado, merece la pena probar a congelarla. El ligero cambio de textura de la salsa no debería ser tan perceptible si sólo es una parte de la salsa.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Cuando Caduca.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Contabo que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir